<<<<<<<<<<<

Elementos arquitectónicos

 

             Edificio de tres naves separadas por grandes arcos formeros con molduras góticas; la central, más ancha, voltea antes de la capilla mayor una cúpula sobre pechinas, del siglo  XVIII.

                 Al poniente se eleva la torre, de planta rectangular, rematada con una cornisa pometeada. A la parte septentrional se añadió la sacristía actual, de planta rectangular cubierta con bóveda de arista, edificada por Antonio Pérez en 1701.

                 En la nave de la epístola se levantó, a principios del siglo XVI y en estilo gótico, la Capilla funeraria del Chantre Don Pedro López. De planta rectangular, está cubierta con bóveda de nervios cruceros, terceletes y ligaduras que descargan sobre ménsulas en ángulo con decoración vegetal. Se cierra en los pies con una preciosa y sencilla reja, de barrotes torsos, rematada con rica crestería calada, timbrada con el escudo del Chantre.

                 La portada meridional de la Iglesia, de corte renacentista, presenta un arco de medio punto con rosca y jambas cajeadas y está decorada con semicolumnas estriadas con capiteles jónicos y dos tondos con los bustos de San Pedro y San Pablo. Se halla bajo un pórtico con tejadillo sostenido por cuatro columnas con capiteles jónicos

 

.Elementos artísticos

 

             En el presbiterio está colocado el retablo mayor, ensamblado por Juan de Remesal y dorado por Ramón Benavides, en torno a 1771. Consta de tres calles, flanqueadas por columnas y estípites, y ha perdido su remate, resuelto en forma de cascarón. El frontal, con espejos enmarcados por labores rococó, es de la misma época. Este retablo alberga diversas tallas de los siglos XVIII y XIX, entre las que destacan la de la Inmaculada y la de San Félix, titular de la Iglesia.

                 En la nave central se sitúan otros dos retablos laterales, de principios del s. XVIII. El del lado del evangelio lo preside la imagen de Jesús  con la cruz a cuestas, de bastidor, y tiene interesantes pinturas de finales del siglo XVII en el ático (Calvario) y en las calles laterales (Flagelación y Descendimiento). El del lado de la epístola, semejante al anterior, contiene las tallas de San Blas, San Antón y San Agustín, del siglo XVI.

                 En la nave del evangelio se halla el retablo-hornacina del Cristo del Amparo, con su talla de fines del siglo XVII. Dicho retablo se debe a la manuficencia de fray Bernardo García, franciscano descalzo y obispo de Nueva Cáceres, natural de El Perdigón. Y también otro retablo del siglo XVII, probablemente del entallador Juan González; presidido por la imagen barroca de Ntra. Sra. La Virgen del Rosario; consta de dos cuerpos, más ático, y tres calles, y alberga cuatro tablas pintadas alusivas a diversos misterios de la Virgen, además del relieve del Padre Eterno, en el ático, y de la talla de San Sebastián, en la calle central del piso superior.                                               

                 La capilla del Chantre contiene un notable retablo de principios del siglo XVI, compuesto por diecinueve tablas pintadas enmarcadas con tracería gótica, situadas -según Post- en el círculo de Juan Rodríguez de Solís. El conjunto de estas tablas, con escenas de la vida de Jesús, profetas, evangelistas y santos, se completa con un bellísimo grupo escultórico de La Piedad o Quinta Angustia.

                 Interesante, así mismo, es el sepulcro del Chantre, esculpido en torno a 1525 (fue desmontado en el siglo XVIII y la figura del difunto fue colocada en un arcosolio del muro meridional de la capilla), y en el que se conjugan elementos hispano-flamencos y platerescos. De mediados del siglo XVI es la escultura yacente de su hijo don Diego López, cobijada bajo un arcosolio angrelado con una pintura mural de la imposición de la casulla a San Ildefonso.

                 También pueden reseñarse diversas esculturas (Ntra. Sra. de las Angustias, "Nuestra Madre", de bastidor; San Tirso, del siglo XVI; San Bartolomé, del siglo XVII; Santa Bárbara y San Antonio de Padua, del siglo XVIII), pinturas (tabla de La Lanzada, obra probable de Luis del Castillo, de la segunda mitad del siglo XVI; lienzo del Lavatorio de los pies, de fines del siglo XVII, lienzo de La Adoración de los Reyes Magos, del siglo XVII, lienzo de La Divina Pastora, del siglo XIX,  y varios ornamentos.

Iglesia de san Félix

El Perdigón

U. A. P.  de  MORALES DEL VINO (Zamora)