Un poco de historia…

             Está situada a medio camino entre Morales del Vino y Zamora, a unos tres kilómetros de distancia entre ambos núcleos de población, y en ella recibe culto el Cristo de Morales.           

El primer dato documentado de la ermita es una inscripción que hay en el pilar izquierdo del arco toral: “Esta obra mandó hacer Francisco López el cura de Morales” (1488-1506). Las primeras noticias escritas que aparecen en los libros parroquiales de Morales del Vino corresponden al año 1611. En este año el santuario está en un estado ruinoso y es reconstruido entre los años 1622 y 1626. Posteriormente, en el año 1629, se termina la sacristía y, en 1630, la planta del edificio es idéntica a la actual pero de menor altura. A finales de este siglo construyeron la bóveda de la capilla mayor.

             En el siglo XVIII continuaron las obras y entre ellas destacamos la construcción de su portada rematada con una espadaña (1717), la bóveda de la nave central (1725), el pórtico que precede a la portada (1728) y la construcción de la hospedería (mediados de este siglo). Desde entonces la estructura arquitectónica de la ermita apenas ha variado.

 

Elementos arquitectónicos

             La fábrica actual de la ermita es de piedra de sillería arenisca y mampostería. En su exterior tiene interés la portada que remata con una espadaña de dos cuerpos y está precedida por un pequeño pórtico.

Su interior consta de una amplia nave cubierta con bóveda de medio cañón con lunetos y decorada con labores de yesería y una capilla mayor que voltea una cúpula sobre pechinas de ladrillo.

Entre la capilla y la nave se levanta una gran reja de 1853 que se acopla al arco toral.

 

Elementos artísticos

             El retablo mayor fue encargado al maestro Norberto Rojas en 1731 y cuando lo hubo terminado, al no ser del agrado de los mayordomos, éstos mandaron al maestro Cifuentes añadirle el pabellón que está sobre la hornacina. Fue dorado en 1737. Consta de banco, un solo piso con tres calles y un ático. El ático cierra en medio punto y acoge una gloria con el busto del Padre Eterno. La hornacina central alberga la imagen del Crucificado.

             La talla de la imagen del Crucificado es del siglo XIV y su cruz fue arreglada y pintada en el año 1631.

 

La devoción

             La devoción al Cristo de Morales desde principios del siglo XVI en que se reconstruye la ermita fue en aumento, convirtiéndose en centro de numerosas procesiones, rogativas, peregrinaciones y romerías. Esta devoción siempre ha estado muy extendida entre los habitantes de la Tierra del Vino y de Zamora. En la actualidad aún permanece la rogativa del día de San Marcos (25 de abril) y la romería del día del Cristo de Morales que se celebra el día 9 de mayo, festividad de San Gregorio, día en que termina el novenario que empieza el 1 de mayo.

             Hoy el Cristo de Morales sigue siendo el punto de encuentro de toda una devoción popular y sigue uniendo y acogiendo bajo su amparo a toda la Tierra del Vino y a muchísimos zamoranos de la capital y de otros lugares que aquí vienen con sus oraciones, peticiones y agradecimientos.

 

Ermita del Cristo

Morales del Vino

U. A. P.  de  MORALES DEL VINO (Zamora)